DORMITORIO, lugar de descanso

Organizar un dormitorio

Se trata de una de las estancias básicas de nuestro hogar, que debería estar perfectamente organizada y que frecuentemente no suele encontrarse así. Pensemos que es el espacio donde recargamos las pilas, nuestro lugar de descanso diario.

El dormitorio es la habitación de nuestra casa donde empezamos y acabamos nuestro día a día. Bueno, seguramente no todos los días. Pero aún en este caso, su organización debe ser un trabajo prioritario.

El armario del dormitorio, ese pequeño caos.

En un dormitorio todo lo que tenemos que guardar acaba en el armario. Así conseguimos que no se vean las cosas, y a menudo o por falta de tiempo o de ganas, se deja caer de cualquier manera. Por esto es conveniente que te centres en como organizar los armarios de la habitación.

Lo primero hazte con unas cajas organizadoras y unas perchas para su interior, empieza a utilizar organizadores de cajones, cajas para los altillos y cualquier elemento que nos facilite la tarea.

Y sobre todo, mentalizarse que gastar un minuto más en colocar las prendas, nos ayudará en ahorrar tiempo después en buscarlas, y a cuidarlas de forma correcta. Prevenir antes de curar.

 

Cambia la decoración de la habitación, si te atreves.

Cambios, palabra maldita. Más trabajo y poco tiempo. Con unos pequeños detalles puedes conseguir mucho en tu habitación.

Si no las tienes ya, coloca mesillas con cajones, ideal para ropa interior y pequeños objetos muy usados, como cargadores. Si las tienes ya, es hora de organizar los cajones con separadores.

Y sin dudarlo, busca el sitio donde colocar en tu dormitorio una cómoda, y cuantos más cajones tenga mejor.

 

Aprovecha el espacio de la cama.

Además de acumular polvo y algo más, debajo de la cama hay un espacio ideal para almacenar ropa de otra temporada, mantas, zapatos, maletas o cualquier accesorio que no utilices constantemente.

Utiliza cajas de almacenaje, y si puede ser con ruedas mucho mejor, más fácil de manejar. Y si son transparentes genial, verás de un vistazo lo que hay dentro.

 

¿Y una cama nido?

Cuando no tienes espacio debajo de la cama, una buena inversión para tu habitación es instalar una cama nido en el cuarto, con cajones que nos ayudarán a almacenar sábanas o cualquier objeto que se nos ocurra.

Y para las habitaciones infantiles o juveniles son ideales, incluso con posibilidad de dos camas y cajonera inferior, para cuando vengas los amiguitos a dormir.

 

Busca rincones inexplorados.

Como buenos exploradores que somos, busca en tu alcoba rincones que puedas aprovechar para colocar varios cajones o cestas apiladas unas sobre otras. Guarda en su interior pañuelos, cinturones o gafas de sol, es decir, cualquier accesorio que se te ocurra y que nunca tiene sitio determinado.

 

Organiza la bisutería.

Hazte con un mueble espejo joyero, tanto de pared como de pie. Te permitirá organizar perfectamente tus collares, pulseras, coleteros, incluso relojes u otros pequeños complementos. Y además tendrás un espejo en tu dormitorio.

Si quieres además tener en tu dormitorio un espejo de cuerpo completo, opta por el mueble joyero de pie, además mayor capacidad de almacenaje. Si no tienes espacio, el mueble joyero de pared será perfecto.

 

Dormitorios infantiles y juveniles.

O mejor conocidos como “cuadras”, o al menos lo parecen. Difíciles de organizar, sobre todo por sus “moradores”.

Utiliza las camas nido, ideales para niños y  jóvenes. Y encima de ellas empieza a colocar estanterías,baldas o repisas organizadoras, las llenarás rápidamente. Otra buena idea son camas integradas en armarios de pared, donde incluso podemos incluir las mesas de estudio, algo esencial.

Y para habitaciones menos amplias, las camas abatibles son ideales, nos permiten aprovechar el mismo espacio para distintas funciones. Para habitaciones pequeñas para niños elige un armario modular infantil, otra forma de optimizar el espacio de la alcoba.


También te puede interesar